¡Buen domingo, querido lector!  ¿Ya leyó Londres después de medianoche? Pues no deje de hacerlo, es una novela que va más allá de la búsqueda de un filme de horror cuya presentación atemorizó a los cinéfilos de 1927. Juan Villoro la califica como “inquietante y reveladora”.

         Permítame presentarle a su autor: Augusto Cruz García-Mora, narrador, guionista, crítico de cine y traductor. Ha recibido premios en guión y crítica de cine, además de innumerables menciones honoríficas. Tiene un masterclass en Dirección Cinematográfica con doce directores mexicanos en activo. Ha cursado  más de ochenta talleres de guionismo y dirección cinematográfica en la Ciudad de México, Los Ángeles y Chicago. Su primera novela, Londres después de medianoche, ha inaugurado la colección de novela policíaca: la puerta negra, de la editorial Océano, cuya distribución recorre todo el Continente Americano. En 2014 fue publicada en España por Seix Barral y en Holanda por Meridian; en 2015 aparecerá en Francia (Christian Burgois) y en Alemania (Suhrkamp).

         Construir una novela es darle significado –o significados– a muchos caminos convergentes en un punto de interés que ata situaciones, personajes, ideas, metas. De este mundo pleno de sucesos entrecruzados, el novelista elegirá aquellos cuya presencia favorecerá la metáfora de su visión del mundo. ¿Qué es, si no, esa urgencia de un objeto esencial para justificar el presente de un hecho y la elucidación de su  acercamiento? El novelista creará una cadena de porqués cuyo último eslabón explicará el actuar humano. Y para enfrentarnos con cada uno de los eslabones de esa cadena, los lectores penetraremos un contexto cuyo cuerpo confirme la verosimilitud de los acontecimientos, la coherencia de los personajes y la certeza de los entornos.

         El riquísimo acervo documental traslucido bajo la estructura literaria de Londres después de medianoche informará a quienes deseen saber más sobre los primeros pasos del cine, y los devotos del género lo disfrutarán conociendo los intersticios de la industria fílmica más allá del glamour. Pero hay más, la novela está fecundada desveladamente por frases que nos detienen para reflexionar: “A mi entender un objeto se pierde cuando las últimas personas que lo recuerdan han fallecido” o ”¿qué sentiría si algo que usted ha creado, o bien, que ha considerado como suyo, en lo que ha plasmado una parte de sí, desapareciera para siempre?”. Interesante, ¿verdad?

         Sí, caro lector, Augusto Cruz García-Mora ha triunfado a lo grande en esta novela suya donde la disciplina, la imaginación y la documentación, tejidas con   un lenguaje impecable, nos invitan a su lectura.

          Tendremos el gusto de escucharlo y conversar con él el próximo viernes 28 de noviembre en el Teatro Experimental del Espacio Cultural Metropolitano, a las 7.15 de la noche. No falte.

         ¿Lo espero el próximo domingo? Gracias. Aquí estaré

https://endulcecharla.wordpress.com

 

 

Anuncios